• Paula Lopez Garcia

Teletrabajo hasta que salga la vacuna

La opción de trabajar desde casa se ha convertido en la favorita de las empresas para proteger a sus trabajadores hasta el año que viene

Un empleado de la empresa KHS teletrabajando en su casa. (Paula Tudó)

PAULA TUDÓ, estudiante de tercero de Periodismo


El coronavirus ha cambiado nuestra manera de vivir a largo plazo. Esto significa que las empresas tienen que adaptarse a la nueva realidad durante un tiempo hasta la comercialización segura de la vacuna, que tardará como mínimo hasta el año que viene. Para evitar contagios las empresas buscan exponer lo menos posible a todos sus trabajadores excepto que sea estrictamente necesario. Por lo tanto, hasta que las empresas no puedan analizar perfectamente cómo pueden volver sus trabajadores de una forma segura, no se volverá a las oficinas. Ahora mismo la prioridad es la salud.


Las empresas han extendido sus políticas de teletrabajo hasta como mínimo finales de otoño. Esta prolongación del teletrabajo ha suscitado quejas, pero también puntos a favor. Para empezar, las condiciones laborales en casa pueden ser distintas según nuestra situación o los recursos de los que dispongamos -teléfonos, portátiles, una red wifi segura- y por ende afectar a nuestra productividad. Sin embargo, una encuesta publicada por Bain & Company, un poco más de la mitad de los trabajadores, en concreto el 68%, reconocen ser igual o más productivos trabajando desde su casa. Y de hecho, según los resultados de otra investigación de la agencia AxiCom concluyen que al 80% de los encuestados les gusta el teletrabajo y un 93% quiere que se mantenga aún finalizado el estado de alarma, según publicaba Europa Press hace unas semanas.

Como aspectos positivos se destaca sobre todo ahorrar tiempo: no hace falta madrugar tanto, evitas desplazamientos y se puede dar una mejor conciliación familiar y laboral. Pero en contraposición, muchas personas creen que trabajar desde casa no es el mejor núcleo para poder desarrollar todas las actividades: es necesario un intercambio de ideas entre los compañeros para ganar creatividad y sociabilidad. Además, en casa pueden surgir problemas técnicos y distracciones.


En cuanto a las empresas, el modelo de teletrabajo optado gracias al coronavirus ha sido muy útil para las industrias, ya que han podido probar un nuevo modelo de trabajo: trabajar desde casa. Este modelo implica reducir gastos. Además, un gran número de investigadores ve que el teletrabajo sería una buena idea para luchar contra la contaminación donde se podría reducir los niveles de carbono en 3 millones de toneladas. Asimismo, la mortalidad vial descendería al producirse menos accidentes de tráfico por desplazamientos al trabajo.

Una vez asimilado el teletrabajo como un hábito en nuestro futuro más próximo, tanto empresas como trabajadores tendrán que adaptarse eficazmente para no perder efectividad. La vuelta a la normalidad en este escenario se hará a partir de modelos híbridos: trabajos por turnos con una gran flexibilidad horaria y de espacio. Hay que adaptarse a lo que pueda venir y las videollamadas serán nuestras mejores aliadas.

HEBES WEB-04.png

HEBES MEDIA 2019

Universitat Autònoma de Barcelona

Qui som

  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now