• Paula Lopez Garcia

“Porque sea joven no significa que necesite menos dinero"

Actualizado: abr 24

Nuria Alonso, joven estudiante de historia, depende del ERTE para poder llegar a final de mes


PAULA TUDÓ, estudiante de tercero de Periodismo


Núria Alonso, posando en su jardín de su casa , durante el confinamiento. (Albert Alonso)

A menudo se excluye a los jóvenes del “colectivo vulnerable”. Jóvenes como Núria con 21 años tienen que hacer frente a muchos gastos que sus padres no pueden cubrir.


Núria, junto con sus padres y sus tres hermanos vive en la urbanización Castellnou de Rubí. Su familia ya se vio duramente afectada en la crisis de 2008. Su padre fue despedido y su madre perdió el trabajo a causa de un accidente. Esto obligó a la familia a tirar únicamente de sus ahorros.


Al cumplir los 18 años, Núria se ha visto obligada a trabajar mientras estudiaba historia en la Universidad de Barcelona. La matricula se la tiene que pagar ella cada año, juntamente con el transporte, el carnet del coche, el seguro e incluso el propio coche. Núria se queja de su situación “Porque sea joven no significa que necesite menos dinero”.


Ha estado trabajando desde entonces 40 horas semanales para poder pagarse todo lo que sus padres no le han podido pagar. Así no suponía ser un cargo económico. Su sector ha sido uno de los más afectados por el coronavirus, ella trabaja en Elia Garden de Sant Cugat del Vallès y justamente ha coincidido con la mejor época de la empresa, en primavera. Elia Garden, es una empresa familiar, los dueños son pareja y su hijo también trabaja allí. En total son 8 trabajadores que no saben qué les pasará porque al ser un negocio con menos de dos años de apertura es uno de los más vulnerables a poder superar este bache.


El covid-19 la deja en una situación un poco delicada. Solo ha cobrado los primeros 15 días que trabajo en marzo y tiene que hacer frente a los últimos pagos de la universidad y el coche. Además, no sabe si la acabarán por despedir, porque seguro que para paliar todas estas pérdidas, la empresa se verá obligada a realizar una reducción de horario o una disminución de su salario.


La ansiedad es uno de los componentes diarios en su vida gracias a esta nueva situación y ahora mismo “Yo no sé como voy a hacer frente a todo lo que se me viene encima” se queja Núria. De momento, la empresa ha gestionado los ERTES que se ha visto obligada a realizar. Pero al cobrar solo los primeros quince días de marzo, no le da para pagar todo. Es alarmante porque no va a percibir ningún ingreso hasta mayo, que es cuando esta programado que cobre el 70% de su salario.


Los jóvenes también son muy vulnerables y hay que protegerlos. Núria no entiende cómo las instituciones y las empresas a las cuales estamos subordinados no nos protegen nada como empleados y nos siguen obligando a hacer frente a pagos que no podemos afrontar.

36 vistas
HEBES WEB-04.png

HEBES MEDIA 2019

Universitat Autònoma de Barcelona

Qui som

  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now