• Paula Lopez Garcia

"El mayor miedo es no tener trabajo después de la pandemia"

Actualizado: abr 19

Pilar García, administrativa y madre de dos hijos, se siente preocupada frente a la incertidumbre de no saber cuándo cobrará


LAURA GARCÍA MARTÍNEZ, estudiante de tercero de Periodismo


La crisis del coronavirus ha llevado a España al ERTE. Desde que se decretó el estado de alarma el pasado 14 de marzo, ya son 2,6 millones de trabajadores los afectados por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo a los cuales se han acogido miles de empresas. La emergencia sanitaria causada por el impacto del covid-19 golpea duramente a la sociedad española, provocando graves problemas económicos en gran parte de la población.


Logotipo de la empresa Instalium. (Instalium)

Una de tantas historias la protagoniza Pilar García, de 43 años, administrativa de una pequeña empresa de Sant Boi de Llobregat que se ha visto afectada por la situación. Pilar trabaja en Instalium, una empresa formada por 10 trabajadores que se dedica a hacer obra nueva y servicios de instalación de agua, luz, gas, calefacción, aire acondicionado o reformas.


Dado a la situación excepcional de confinamiento que estamos viviendo estos días, la empresa no puede desarrollar su actividad, ya que esta requiere entrar, principalmente, en domicilios particulares. Por lo tanto, de los 10 trabajadores que forman la empresa, solo uno de ellos sigue trabajando, encargándose de las averías en un servicio de 24h para centros médicos como Game o Cofares, algunas de las empresas clientes de Instalium.


Escritorio de Pilar García en la oficina de Instalium. (Foto de Pilar García, en sus últimos días de trabajo previos al ERTE.)
Pilar García, el verano pasado en Granada. (Pilar García)

Pilar García se encarga de las tareas de oficina, que incluyen la administración, contabilidad, recursos humanos, facturación, atención al cliente y programación de agenda, entre otras. En la medida de lo posible, como la gran parte de trabajadores, intenta desarrollar su trabajo desde casa, pero el teletrabajo no es suficiente para una pequeña empresa cuyo objetivo principal es un servicio que no puede realizarse.


Pilar confía en que, a pesar de haberse paralizado el trabajo estos meses, la empresa no sufrirá grandes pérdidas porque tenía presupuestos aceptados que serán reanudados a la vuelta. Pero según la entrevistada “el mayor miedo es no tener trabajo después de la pandemia”, ya que muchos clientes pueden anular sus planes de obra o reforma si no pueden afrontar los gastos a causa de la gran crisis económica que está provocando la pandemia.

Sin embargo, la empresa debe seguir pagando el alquiler del local y los gastos de luz, agua, teléfono, seguro de los cinco vehículos de los que disponen y mantenimiento, que serán la única pérdida para la empresa, ya que de los salarios y la Seguridad Social se encarga el estado.

La peor parte de la historia, en este caso, afecta a Enric Farré, el jefe de Instalium, que tendrá que hacer frente a la cuota de autónomo, a la póliza de riesgos laborales y a la responsabilidad civil. En cambio, por parte de la empleada, Pilar García afirma que entre sus compañeros la inquietud es saber si se cobrará el 10 de abril o el 10 de mayo. La empresa siguió trabajando después de que se convocara el estado de alarma, hasta acogerse al ERTE el día 19 de marzo, por lo tanto, los trabajadores no saben si cobraran a final de mes, lo que genera desestabilidad y problemas económicos en las familias como la de Pilar, madre de un niño de 12 años y una niña de 10. Además, el marido de Pilar se encuentra en la misma situación que ella, ya que su empresa le ha incluido en el ERTE.


En cuanto a la gestión del ERTE y el proceso burocrático que conlleva el acogerse a este, la pequeña empresa en la que trabaja Pilar cuenta con una gestoría externa que se encarga de las nóminas y los tramites, por lo tanto, es la misma gestoría la tramita el ERTE y el paro de los empleados, los cuales solo han tenido que facilitar sus datos como el número de cuenta, el teléfono e información personal firmada, para acreditar a la gestoría y poder tramitar las labores burocráticas.


Estos días, con los programas informáticos de la empresa instalados en el ordenador de casa, Pilar hace las labores de teletrabajo que puede, mientras combina su jornada con la enseñanza y el entretenimiento de sus hijos, y haciendo cálculos de cómo afrontará los gastos en el periodo que dure esta crisis, con la incertidumbre de no saber cuándo recibirá su sueldo y cuando podrá retomar su actividad laboral con normalidad.

11 vistas
HEBES WEB-04.png

HEBES MEDIA 2019

Universitat Autònoma de Barcelona

Qui som

  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now