• Laura Hernández Rojas

El Covid-19 fuerza a las grandes tecnológicas al teletrabajo

Actualizado: mar 28

Para Google es una opción recomendada, no obligatoria


Los expertos proponen regular el teletrabajo. Creative Commons

Fernando J. Bolívar, estudiante de tercero de Periodismo


Grandes tecnológicas como Amazon, Facebook y Microsoft obligan a sus empleados a trabajar a distancia como medida preventiva ante el COVID-19 en los servicios que puedan realizarse desde casa hasta finales de marzo

La crisis del coronavirus está teniendo un gran impacto en nuestra vida cotidiana. También, en el ámbito laboral de las grandes empresas tecnológicas. La propagación masiva del virus alrededor del globo provoca una reestructuración del trabajo para tratar de frenar el número de contagiados y de víctimas mortales. Esta variación supone la implementación del teletrabajo. Los gigantes del mercado tecnológico (Amazon, Facebook, Google y Microsoft) ya han movido ficha.



El teletrabajo no es algo que surja a raíz del coronavirus. De hecho, ya hay legislación que habla del teletrabajo como “una particular forma de organización del trabajo que encaja perfectamente en el modelo productivo y económico que se persigue, al favorecer la flexibilidad de las empresas en la organización del trabajo, incrementar las oportunidades de empleo y optimizar la relación entre tiempo de trabajo y vida personal y familiar”, en el Decreto-Ley 3/2012.

Según Francesc Trillas, experto en Economía de la Regulación y Economía Pública “es importante que, de ahora en adelante, se regule de manera explícita en materia del teletrabajo porque en los estados más liberales pueden darse condiciones demasiado favorecedoras a las grandes multinacionales. Además, insiste en que “es importante que las infraestructuras sean proporcionadas o por el Estado o por las empresas porque esto puede acentuar la desigualdad entre los trabajadores que disponen de más recursos y los que disponen de menos”. “Las grandes beneficiadas serán las grandes tecnológicas porque con el trabajo a distancia vamos a requerir, aún más, de sus servicios”, concluye.

El trabajo a distancia también impacta en nuestros hábitos de consumo. Juan Valera, fundador y coordinador del Grupo de Psicología y Nuevas Tecnologías, experto en Recursos Humanos y en Psicología de las Organizaciones, explica que esta forma de trabajar va a incidir en lo que consumimos ya que, por ejemplo, gastaremos menos dinero en “productos sociales” (como la cerveza o la ropa) y más en todo lo que concierna al consumo de productos eléctricos, digitales y a domicilio. Respecto a las grandes corporaciones, afirma que tendrán más facilidad para adaptarse al teletrabajo porque cuentan con más recursos y también, por el hecho de ser gigantes empresariales, ofrecen más seguridad desde un punto de vista psicológico a los empleados que se vean forzados a hacer la transición del trabajo presencial al trabajo a distancia.



El COVID-19 tiene y tendrá consecuencias en aspectos sociales, económicos, políticos e históricos. La excepcionalidad del momento obliga a la adopción de ciertas conductas para reducir los impactos negativos sobre las sociedades de todo el mundo. Algunas se irán con el problema y otras, como el teletrabajo, se acabarán de implantar tras él.

HEBES WEB-04.png

HEBES MEDIA 2019

Universitat Autònoma de Barcelona

Qui som

  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now