Irina Muñiz, 20

DEPORTE

PERIODO

CIUDAD

Gimnasia artística

2002-2014

Esplugues de Ll. (Barcelona)

Una niña que nunca paraba quieta por casa, dando volteretas y saltos. Así definían a Irina sus padres cuando tenía 5 años. Fue entonces cuando decidieron apuntarla a gimnasia artística en el club de Les Moreres, en Esplugues de Llobregat. No lo sabían, pero en ese momento, Irina empezaría una larga carrera en este complicado deporte que acabó siendo su pasión. 

Desde el primer día, Irina se encaró a los retos con ilusión y ganas de aprender, explica. Llegó a competir en diversos campeonatos de Cataluña, de España y a nivel internacional, en los cuales logró ser campeona en alguna ocasión y ganó diversas medallas. Una de las victorias que recuerda con más ilusión es cuando se proclamó campeona de España en el aparato de salto en 2012, tras vivir una temporada dura a nivel tanto físico como psicológico. Aún estando en lo más alto, Irina nunca dejó de crecer profesionalmente. Fue fichada por el club francés Gym Flip Beaucaire-Tarascon, logrando así competir durante dos años en la liga nacional francesa, donde se convirtió en campeona de Francia por equipos.

"Me encaré a los retos con ilusión y ganas de aprender"

Con 17 años, Irina se tuvo que mudar a León para cursar allí el grado de Derecho. Este cambio, junto a una lesión en la espalda que le obligó a retirarse un tiempo, hizo que tras 12 intensos años de carrera tuviera que dejar la alta competición. "Mi intención era seguir compitiendo a la vez que estudiaba Derecho" explica, ya que en etapas anteriores no tuvo problema para compaginarse los estudios con la gimnasia. Si hubiese seguido, asegura que habría contado con la ayuda de programas que le hubiesen permitido cursar el grado universitario en un tiempo más extenso sin renunciar a ninguna de las dos actividades.

 

Aunque se retirara de la competición, no se vio capaz de abandonar completamente el deporte. Es por ello que, a día de hoy, sigue practicando la gimnasia artística como hobby. Sacrificio, espíritu de superación, compromiso, compañerismo y constancia son algunos de los valores que Irina ha adquirido gracias a la gimnasia, a los cuales no quiere renunciar. La energía y las ganas de aprender de la pequeña Irina de 5 años siguen estando presentes en ella, por eso, seguirá practicando el deporte "hasta que el cuerpo se lo permita".

HEBES WEB-04.png

HEBES MEDIA 2019

Universitat Autònoma de Barcelona

Qui som

  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now