Blanca Suárez, 20

DEPORTE

PERIODO

CIUDAD

Judo

2009-2018

Tarragona

Se dice que con constancia, trabajo y disciplina uno puede conseguir lo que se proponga. Blanca Suárez empezó en el mundo del Judo a los once años, una edad a su parecer demasiado tardía porque la base para prácticar este deporte se consigue en unos diez años. "En el judo tienes que empezar desde pequeño, con tres o cuatro años, porque necesitas asentar muy bien las bases". Ella consiguió en cuatro años a base de entrenamiento y esfuero lo que otros consiguen en una década. 

 

Durante gran parte de su vida vivió para este deporte y ella misma dice que "el judo me lo ha aportado todo".  La ha convertido en una persona organizada, disciplinada y trabajadora. A pesar de empezar tarde en el deporte consiguió varias medallas en diferentes ránkings catalanes y compitió en diversas ocasiones  en los Campeonatos de España, en la categoria de menos 63 kg, una de las más competitivas. En dos ocasiones obtuvo el quinto puesto. No llegó a competir a nivel internacional a pesar de que se le presentó la oportunidad. 

"Llegué a pensar que podría con todo"

Durante la escolarización obligatoria no tuvo problemas en compaginar ambas facetas de su vida. A pesar de los intensos entrenos, aprendió a organizarse y a dedicar todo el tiempo posible al judo y sus ratos libres los dedicaba a estudiar. "Tuve que sacrificar un poco mi vida social pero mereció la pena". Sin embargo, en segundo de bachillerato las exigencias académicas aumentaron y se vio obligada a sacrificar horas de entreno, por lo que su rendimiento empezó a verse afectado. 

Cuando empezó en la universidad pensó en buscar otra manera de compaginarlo. Se trasladó desde su Salou natal a Girona, donde cursó primero de Publicidad y Relaciones Públicas al mismo tiempo que se apuntó a la Asociación de Girona Judo, donde empezó a entrenar con la exmedallista internacional Fátima Ribot. "Me puse muy a tope con el Judo, llegué a pensar que podría con todo". Después de ese primer año, vio que no era posible. Por temas hábiles tuvo que regresar a Tarragona y poco después, sufrió una lesión que la obligó a estar apartada de la competición durante más de ocho meses. "Durante ese tiempo pensé seriamente en el tema". Suárez se dio cuenta de que, a la larga, no podría vivir del judo: "personalmente lo era todo pero no iba a aportarme nada profesionalmente". Tomó la decisión de abandonarlo. 

A día de hoy lo sigue practicando de manera lúdica, entrenando tres o cuatro horas a la semana, cuando tiene tiempo libre. Suárez lamenta que desde la universidad no se le haya dado ninguna facilidad ni ayuda. "En Francia el judo está muy bien considerado, allí los judokas disponen de muchas facilidades para compaginar ambas cosas". 

HEBES WEB-04.png

HEBES MEDIA 2019

Universitat Autònoma de Barcelona

Qui som

  • Twitter Icono blanco
  • Blanco Icono de YouTube
  • Blanco Icono de Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now